QUISIERA SER

Les comparto estas letras de Lincol Martín, muy buenas la verdad

Ventana literaria

QUISIERA SER

Quisiera ser tus suspiros
tus silencios y tus gritos
tu sabor y tu emoción
tu incertidumbre y tu certeza
tu mar, donde ahogues tus penas
tu jardín y tus colores
tu principio y tu final.

LMML.

Ver la entrada original

EL ÁRBOL Y LA LUNA by Marcelo Oscar Barrientos Tettamanti

MasticadoresEspaña

Desde brote supe lo que quería.

Crecí durante cada día de calor esperando la noche para verte.

Como un premio de plata a mis esfuerzos, llegabas desde el horizonte. Mi amada luna. Cuántos inviernos te he soñado, y al sentir el despertar en primavera, convertí cada rama verde en leña.

No cejé en mi empeño de tocarte, ni cuando aquel rayo funesto cortó mi brazo, ese que más se te acercaba.

Creo que te amo desde semilla, porque tú, luna mía, fuiste lo último que vi antes de hundirme en la tierra y lo que me dio la fuerza para sacar mis verdes brazos que siempre han sido tuyos. Cada mes de agosto marcas en mi tronco un nuevo anillo y renuevas la fuerza en mis raíces. Tú sabes de mi amor, no me lo niegues. Te vi después de la lluvia acurrucarte entre mis ramas reflejada…

Ver la entrada original 38 palabras más

Sotua Ed Sadasap by Alexis Deblasis

Gracias una vez mas a Masticadores Focus por permitirme publicar, les traigo un relato inspirado mas que nada para situaciones de Pandemia, espero les guste, “Sotua Ed Sadasap”

MasticadoresFocus- Editores: Carlos Usín Lacarcel, Santiago Acuña, j re crivello

Debido a una gran pandemia, toda la comunidad se vio forzada a vivir en enormes burbujas de cristal, en un barrio se veían casas normales pero con la particularidad de estar dentro de burbujas transparentes, todas las mañanas tenía que pasar el municipio llenando de aire cada burbuja para que pudieran respirar, no podían salir. Así que Marcos pasaba todas las tardes sentado en su reposera en el patio de su casa mirando el cielo, los pájaros volar, pero no se sentía libre, los pájaros no se escuchaban, el calor del sol tampoco se sentía, Marcos extrañaba tanto, la sensación de sentir el aire natural en el rostro y no el aire artificial que le introducía el municipio. En la casa de al lado vivía Valentina, íntima amiga de Marcos, ambos se solían ver desde sus respectivos patios y comunicándose por señas, era difícil no llorar, por no tener la…

Ver la entrada original 872 palabras más

Per la vita

Les comparto este gran micro-relato, que me gustó mucho, si bien es un relato lindo y triste a la vez, pero es interesante como Javier Sánchez Bernal, nos cuenta y nos va llevando con su lectura al interior de la mente de una persona en coma

La Buhardilla de Tristán

¡Casi me quedo sin mes de octubre! La verdad es que este inicio de curso universitario está siendo especialmente difícil: a la impartición de las clases, se unen un sinfín de protocolos, registros, burocracia… que me ha tenido especialmente ocupado. 

Pero, por fin, esta noche he podido disfrutar creando mi participación de este mes en el reto “Escribir Jugando”, propuesto por Lídia Castro. Debo confesar que los elementos de este desafío me han inspirado especialmente, dando lugar a varias historias diversas. Me he decidido por esta, con un final abierto. ¡Espero que os guste!

Para la elaboración de la historia me he servido tanto de la imagen principal como del objeto del dado, un bastón, así como he tratado de seguir el reto opcional: Que aparezca en la historia el nombre común o científico de las aves que aparecen en la carta o algo relacionado con ellas.

* . * …

Ver la entrada original 103 palabras más

Vida eterna

Asesiné a mi hermano gemelo, le saqué sus dedos, intenté conectar su espíritu con el mío mientras con el mortero machaco sus dedos. El caldero ya está hirviendo y desde dentro me ven sus ojos como pidiendo clemencia pero mi conjuro está preparado. Por fin tendré vida eterna.

Alexis Deblasis

(48 palabras)

Con esté escrito voy a participar en el reto Emociones en 50 palabras (Octubre) de Sadire Lleire “Divagaciones en Rosa” el cual consiste en: Escribir un relato/poesía inspirándote en la imagen con un máximo de 50 palabras (el título no computa)

Bonus: Qué aparezca la palabra “Conectar” y que se produzca algún tipo de traición

La lluvia: Símbolo de Amor

Photo by Sourav Mishra on Pexels.com

Siempre me gustó la lluvia, caminar mientras siento como las gotas pasan por mi rostro para ir a postrarse en el suelo mientras yo sigo caminando hasta mi lugar de destino. Una tarde de sol, hacía tanto calor que se me pegaba la ropa contra mi cuerpo, yo salía de la universidad de muy mal humor porque ese día había empezado de la peor manera. Al levantarme me llamaron de la empresa de internet para avisarme que me suspenderán el servicio por falta de pago, me las arreglé para hacer llegar un mail a mi profesor con el último trabajo de recuperatorio pero no lo pude enviar, sin dejarme caer y obligándome a pensar en positivo salgo y me voy a imprimir mi trabajo para llevárselo personalmente a mi profesor, pero cuando voy a esperar el colectivo había un cartel en la parada donde decía que suspendían el servicio por duelo. Aún con la cabeza en alto me incorporo y camino unas diez cuadras hasta la estación de trenes, tuve suerte alcancé uno.

Ahora, sentado en mi butaca solo resta esperar, mientras miro por la ventanilla las numerosas casas con sus habitantes afuera con mucho calor.

Al llegar a la universidad entro repentinamente, y me voy directo a la oficina donde siempre se encuentra mi profesor, pero no estaba, en su lugar estaba el rector que me dijo que le dejara el trabajo a él y en cuanto llegue se lo entregaba.

A la salida de la universidad me encuentro a Mariela, una compañera y mi vecina, de quién he estado enamorado durante toda mi vida, la saludo amablemente y sigo caminando hasta la estación.

Y así me encuentro en la estación, el tren no pasaba más, y yo me estaba desesperando porque hacía mucho calor; pero de pronto llega Mariela y se sienta a esperar el micro; callados los dos y sin mirarnos quedamos ahí unos cinco minutos hasta que empezó a llover. Veía como su lindo rostro se iba empapando, como esas gotas pasaban por su cabello negro hasta sus hombros. Me armo de valor y le digo todo lo que siento, me mira sorprendida pero me sonríe inmediatamente. Llovía y llovía, las carpetas de Mariela se mojaban, y con respeto me sacó mi campera para la lluvia y se la doy a ella, para que se tapara y tapé sus cosas.

Así fue como pasamos sentados en aquella estación de tren, no se si venía el tren o no, pero el punto es que no quería irme, disfrutaba estar en esa lluvia con la mujer que siempre amé conversando; y lo mejor de todo también fue que ella disfrutaba el momento porque se levantó y se paró frente a mí. Ahora veía su lindo y mojado rostro, sus ojos llenos de lágrimas me veían de una manera muy particular, quise hablar pero justo se me acercó y me dio un beso. Era increíble, ese beso bajo la lluvia tenía la sensación de felicidad mas extrema.

Alexis Deblasis

Mi nueva participación en el primer reto de escritura de Gym para escritores organizado por Roxana, “Soñando uno de tus sueños”

Semana uno:  ¡Lluvia! La lluvia debe ser la gran fuente de inspiración para esta semana. Tu protagonista o protagonistas, están bajo la lluvia esperando algo o alguien ¿Qué es lo que esperan?

Mi Imaginación

Voy a intentar hacer el reto para Escribir jugando de Lídia Castro.

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/10/01/escribir-jugando-octubre-3/

Por las tardes, me la paso sentado bajo un árbol escuchando las aves como cantan. Ese tipo de canto me inspira esperanza y fuerza para pensar que algún día podré verlas, me las imagino hermosas, me contaron que tienen picos, alas, plumas; y mi mente no para de soñar. Algún día las veré, pero mientras disfrutaré de sus cantos mientras me muevo con el bastón al ritmo de la música. Suelo imaginar esas bellezas, que me cuenta mi hermano que a veces me acompaña y me ceba unos mates amargos preparados con amor. Mi imaginación, mi compañera, mi felicidad.

Alexis Deblasis

(99 palabras)

Mi yo interior by Alexis Deblasis

Gracias una vez más a Masticadores de Letras…
“Mi yo interior” espero les guste

MasticadoresFocus- Editores: Carlos Usín Lacarcel, Santiago Acuña, j re crivello

Hoy pensaba en cambiar un poco la forma de escribir y probar con algo de fantasía, pese a que por más que sea un sueño muchas veces implica verdad; un sueño puede ser tan real como la misma realidad.

Estaba sentado en mi oficina mientras veía pasar los autos por la ventana, era una mañana soleada, el jefe me había llamado la atención por unos trabajos mal hechos que al parecer era mi responsabilidad; me quedé pensando por unos segundos en mi mujer, en mis hermosas hijas, en mi vida maravillosa, pero sinceramente no entiendo cómo es que no soy feliz, ¿por qué siento que me falta algo? Pensaba en la hora de salida ya que era viernes y normalmente siempre que salía llevaba a mi familia al cine, seguramente a ver alguna película que les guste a las niñas, pero la hora de salida no llegaba más, así que…

Ver la entrada original 1.072 palabras más

Desamor

Photo by cottonbro on Pexels.com

Recostado en mi cama leía una carta de mi novia, con lágrimas en los ojos, era una carta dejándome, no se porque no tuvo la fuerza para decírmelo en persona, eso fue lo que mas me dolió. Tantos momentos lindos que pasé con ella, y todo sinceramente se fue a la basura, leía y leía varias veces la carta como si pensara que se haría mentira con tantas repeticiones, sentía como me faltaba el aire, algo se despegaba de mi, y el amor se iba transformando en desamor.

¿Por qué el amor puede ser tan lindo y tan doloroso a la vez?

Me sequé la cara, me vestí y me fui directo al bar, a beber unos tragos, para ahogar mis penas en alcohol, pero sinceramente mis penas no se ahogaban, pero pensaba y tomaba, y así ebrio como estaba tomé una decisión, de buscar la felicidad en otro lado, no vale la pena llorar por amor.

Alexis Deblasis

Río de Emociones

Photo by Pixabay on Pexels.com

El río, fuente de agua corriente, muchas veces su ruido conlleva a paz y tranquilidad, en muchos casos es un límite, entre dos estados, o provincias.

Hoy les voy a hablar acerca de dos jóvenes que si bien no se conocen, pero tienen una vida en paralelo sin darse cuenta de que están destinados a estar juntos; la historia comienza en el río de las emociones, que es estrictamente el límite entre los pueblos, que nunca se hablaron ni intercambiaron relaciones, por miedo a los rumores que decían sobre ese río, el río de las emociones, comentaban que cada ser humano que intentaba cruzar terminaba perdido en un mar de emociones y aún si lograba llegar hasta el otro lado su mente se perdía, como si la corriente de agua se llevara todos sus deseos, sus sueños, sus ganas de vivir. Así que por eso es que la gente ya no se atrevía ni a tocar el agua, Éstos dos pueblos son: Raven y Salam.

Martín es un chico de diecisiete años de edad, y vive en el pueblo de “Raven” que tienen como ícono al cuervo, que es el ave de su insignia, desde chico a Martín le enseñaron a respetar a los animales, es un pueblo muy tranquilo, aunque en varias ocasiones atraparon a Martín y a sus amigos envuelto en un buen lío sus travesuras de niño pero para el pueblo no eran travesuras ya que Martín pertenece a la realeza, su padre y su madre son rey y reina de Raven, lo que significa que Martín es un príncipe pero nunca se comportó como uno. Le gustaba salir con sus amigos y hacer travesuras por allí, jugaban y se correteaban hasta que un día se acercaron al río con la apuesta de que tenían beber agua de él para poder seguir permaneciendo al grupo, Martín como siempre quería llamar la atención, fue el primero en hacerlo y apenas el agua tocó su garganta, sintió un remolino en su interior, lloraba y lloraba aunque no sabía el motivo, solo sabía que estaba triste aunque solo duró unos segundos porque luego se puso a reír, mientras veía a sus amigos riéndose porque al parecer estaba adoptando una conducta un poco rara debido a las emociones que iba teniendo a medida que el agua del río atravesaba su aparato digestivo. Esa experiencia al parecer les resultó divertida porque todas las tardes volvían a jugar a la orilla del río, hasta que un día a Martín le pega algo en la cabeza, era una botella que rebota en Martín y cae al Río, sin comprender se da vuelta y ve la botella como se la llevaba el agua, ve justo dentro de la botella un pergamino, al parecer un mensaje. Podría ser un mensaje de algún náufrago, o lo que sea pero Martín no podía dejar que esa botella se fuera, así que se tiró al río, no sentía nada, y mientras movía sus brazos para acercarse a la botella solo pensaba en eso y en la curiosidad de ver de que se trata. Cuando volvió con la botella en la mano, sus amigos lo miraban pero el no se daba cuenta porque aparentemente no tenía emociones, y si no fuera por la curiosidad de ver el mensaje en la botella Martín se habría suicidado. Sus amigos lo miraban sorprendido mientras éste desplegaba el pergamino que decía:

Hola soy Kate: Soy del pueblo de Salam que en árabe significa Paz, escribo este mensaje porque tengo la curiosidad de ver que hay del otro lado del río, puesto que en mi pueblo hay una serie de estrictos reglamentos en donde no se nos permite acercarnos al río, si bien hay un propósito pero yo no lo se, ya que mi mamá nunca me lo ha contado, he roto algunas normas de mi pueblo para enviar éste mensaje y probablemente me castigarán en cuanto se enteren, pero no importa, quiero saber la verdad, por favor si alguien lee esta carta podría responderme.

La mente de Martín era un estallar, claramente ese mensaje venía del otro lado del río, al leer la carta Martín recuperó sus emociones, podía imaginarse a Kate mientras leía, por su caligrafía, por su manera de escribir. Así que decidió responderle.

Por otro lado Kate es una chica de piel morena y ojos verdes, vive en el pueblo de “Salam” que en Árabe significa paz, es un pueblo donde priorizan la paz en primer lugar y la meditación, Kate tiene solo a su madre, quién nunca le explicó nada acerca del río, solo que estaba prohibido acercarse. En el pueblo de Salam también sabían la historia del río de emociones pero solo los de la realeza, y algunos adultos del pueblo quienes no cuentan nunca a su hijos, y solo siguen con su paz interior y las ceremonias obligatorias que se hacen todas las noches donde meditan y adoran a un supuesto Dios que hay detrás de las colinas donde veían todas las tardes ponerse el sol. Cada atardecer ellos se sentaban alrededor de un fuego mientras veían al sol esconderse en las colinas y adoraban al Dios que según sus creencias se llevaba al sol para luego enviarlo al día siguiente con mas luz que nunca y mas Paz para el pueblo.

Kate tiene solo a una amiga, Agustina, una chica muy simpática y seria a la vez, era la más inteligente de la clase, es rubia y usaba anteojos, es una chica muy bonita, y siempre andaba con Kate para todos lados, desde chica jugaban, pero se internaban en el bosque, ya que en el pueblo estaba prohibido todo tipo de ruidos, en el bosque se habían elegido un árbol y de a poco se fueron armando una casa donde jugaban hasta que un día ambas sintieron una atracción y se besaron, fue una linda noche dónde juraron que lo volverían a hacer, pero justo cuando se fueron tuvieron un castigo por el hecho de haber faltado a la ceremonia de esa tarde, Kate y Agustina estaban tristes en la celda donde ahora pasarían una semana antes de volver, la madre no la visitaba a Kate en las tardes puesto que esas eran las reglas del pueblo, y lo mas importante era seguirlas. Cuando salieron de la celda Kate volvió a su casa donde la esperaba su madre con una mirada amenazadora, la reprimenda duró horas donde le decía que no debía haber faltado a la ceremonia, que después de todo son sus creencias, y la mandó a dormir sin comer. Ahora a Kate y a Agustina la vigilaban y se aseguraban de que estén presentes en la ceremonia.

Pasaron semanas y semanas donde Kate asistía a la ceremonia; ya no la vigilaban porque se había portado bien, y seguía las normas al pie de la letra, ya no se juntaba con Agustina, porque si bien a nadie le contaron lo de su atracción que por cierto no hubieran tenido problemas si se juntaban, pero no lo hacían para no distraerse y poder asistir a la ceremonia. Pero Kate pensaba en que en realidad no creía en lo del supuesto Dios que había detrás de las colinas, solo la obligaban a creer, y tenía ganas de saltarse una noche y romper una de las leyes, no se decidía si ir a la colina y averiguar si es verdad lo de su Dios, o si meterse en el río, finalmente pensó en el río, pensó en el agua, húmeda, fresca, relajante, Kate no entendía, si su pueblo añoraba tanto la paz, ¿por qué no le permitían meterse en el río?.

Era una una pregunta que le comía la cabeza a Kate y debía sacarse la duda, se encontraba acostada en su cama mirando el techo y pensando cuando de pronto su madre le golpea la puerta diciendo que la ceremonia está por comenzar, Kate le contesta que ya sale, pero en realidad no iba a hacerlo, esperó a que su madre se alejara de la casa y de inmediato corrió por detrás y se internó en el bosque, con una botella en la mano, y una carta, pensó en la carta, si alguien la leería, que pasaría, pensó en la reprimenda que recibiría de su madre cuando volviera a su casa, pero no le importó, ella quería seguir sus instintos, sus ideales, sus creencias, no le gustaban las leyes de su pueblo y extrañaba tanto a Agustina pero como ella siempre le gustaba seguir las reglas y por la distracción de aquella noche ahora ella la ignoraba cada vez que la veía pasar.

Kate había llorado en silencio en su habitación y triste por que su amiga no quería saber nada de ella. Pero se consoló pensando en lo que iba a hacer, iba a enviar la carta en una botella, cuando llegó al río se mojo la cara, y por un instante sintió mucha ira, al extremo por lo que ocurría en su pueblo y por las injusticias, no se dio cuenta de lo que era, pero de tanta ira arrojó la botella al río con tanta fuerza que se perdió de vista, el río tenía varios metros de ancho y no podía verse del otro lado. Pero aún así Kate tenía la esperanza de que alguien la leyera.

Esa noche Kate no fue a su casa, se quedó en la casa del Árbol que había hecho con Agustina, tenía la suerte de que nadie conocía ese lugar solo Agustina quien si la seguía queriendo sabría donde encontrarla. Durmió en esa casa del árbol contenta, escuchando ruidos en el bosque pero sin sobresaltarse, ya que con tanta paz y meditación había aprendido a ser tranquila y paciente.

Martín escribió la carta de respuesta y se la mandó con un cuervo, ya que como era el emblema de su pueblo sabía muy bien como hacerlo, y además le obedecía:

Hola Kate: mucho gusto soy Martín, vivo en un pueblo llamado “Raven”, tu botella me golpeó en la cabeza, soy un príncipe y la verdad me emocionó tu carta y me dieron mas ganas de conocerte, a y por cierto gracias porque me devolviste las ganas de vivir, ya que bebí el agua del río como apuesta con mis amigos, te envío esto con un cuervo quien si me quieres responder te esperará y me puedes responder mediante el ciervo. Posdata: espero que la reprimenda no sea tan dura.

Kate ve volando un ave directo hacia ella, pensó que no la había visto pero de pronto el ave entró por la ventana de la casa del árbol con una carta en el pico y luego se posó en el marco de la ventana a esperarla a que leyera la carta.

Kate la leyó entusiasmada, había descubierto que al otro lado del río había otro pueblo, y que el que le había respondido era un príncipe. Por un momento pensó en el príncipe de “Salem”, un chico morocho y creído que siempre se la pasaba en las ceremonias mirándola a Kate con deseo, y Kate sentía vergüenza ajena y asco a la vez porque en una ceremonia no se pueden hacer esas cosas. Por otro lado se estaba enterando los secretos que su madre ni la realeza de “Salem” no quieren contar, al parecer el río te quita las ganas de vivir. De inmediato Kate mira al cuervo, piensa y se acerca hasta la ventana, el cuervo le picoteaba la mano cariñosamente, se volvió para la cama y agarró un pergamino, y escribió:

Hola Martín: Estoy también muy entusiasmada por conocerte, muy lindo cuervo, aquí en Salem no me gustan las leyes que hay, nos obligan a creer lo que ellos creen, aún no me castigan porque estoy escondida en el bosque, pero me imagino que cuando vuelva a casa me encerraran en la celda otra vez, pero claro, si es que vuelvo. Mucho gusto Kate

Y así siguieron por años, Kate había vuelto a la semana recién a su casa pero solo para despedirse, estaba claro que no quería pertenecer más a ese pueblo con normas absurdas pero que agradecía por todo lo aprendido, Agustina se le acerca y la abraza, y fue en ese momento donde sintieron como un fuego las unía a ambas para siempre, pero ya no volverían a verse, porque Agustina se había enamorado y ya se había puesto de novia con Micaela, una chica de la misma clase pero que nunca se había hablado con Kate, Micaela era de la realeza, era la segunda hija del rey y la reina. Kate le dio un beso en su mejilla y sin que nadie la escuchara le susurró a su oído diciendo que ella sabe dónde iba a estar, Agustina sonrió. Luego de ese día Kate se fue a vivir a la casa del árbol, sólo se llevó su ropa y su guitarra que tocaba todas las noches mientras veía al cuervo volver con la carta de Martín, exiliada ahora tenía tanto tiempo para sí misma, y para todo lo que quería hacer, pensaba en como conocer a Martín, ya que sabía que no se podía tocar el agua, pensó en hacer un bote, pero con la fuerza del río el bote se lo llevaría la corriente hasta vaya a saber donde.

Añoraban tanto conocerse ambos, Martín había dejado de ser engreído y le había contado a Kate lo que se decía sobre el Río de las Emociones. Si bien no se conocían el rostro, por tantos años mandando cartas se habían enamorado, y pensaban en como sería conocerse. En eso mágico que ocurre y en como se pone el corazón cuando estás cumpliendo un gran sueño. Martín era príncipe pero era claro que ya la realeza no le importaba, solo quería a Kate. Pensó también en exiliarse de su pueblo pero no pudo porque a diferencia de Kate, el amaba a su pueblo, después de todo ese pueblo le dio la libertad que siempre tuvo, libertad de creer, libertad de amar.

Ambos se pusieron a construir un puente con árboles caídos, era obvio que tardarían semanas para terminar. Pero tenía su objetivo, cada uno de su lado iba a empezar y tenían la esperanza de encontrarse en el medio del río pero obviamente era algo mas difícil ya que no se puede estar seguro de coincidir porque el río es ancho y no se ve nada hacia el otro lado pero igual lo intentaron.

Después de unas dos semanas iban llegando al medio del río y a lo lejos se vieron mutuamente, sus corazones latieron profundamente, mientras seguían trabajando; por todas las veces que se metieron al río para poner las columnas del puente, ambos sentían que se reforzaba un nuevo sentimiento, el sentimiento del Amor y la Nostalgia ya que iban a ser las primeras personas en años en conocerse, y en cruzar el río sin tener ganas de suicidarse, en lugar de eso se besaron y sus Almas quedaron unidas por toda la eternidad. El amor a primera vista se hizo cada vez más fuerte, y pudieron ganarle juntos a los horrores que soltaba el río, y es que con Amor todo se puede aunque los de afuera te lo pongan difícil.

Alexis Deblasis

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: