EL AMOR PARA TODOS LLEGA

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

Amor no es dejar la libertad para atarse a alguien, es tener la libertad para elegir y estar con la persona que mas ama. Éste relato trata de eso, del amor a pesar de todo, que muchos lo llaman prisión pero eso depende de a quien elijas y si en verdad hay amor…

En un pequeño valle vivía una pareja que pese a conocerse desde la infancia, no se daban cuenta que estaban destinados a estar juntos.

Marcos, que se caracterizaba por tener una infinidad de accidentes, le daba miedo el amor, en su mente solo pensaba que no quería perjudicar a nadie, le faltaba un dedo que había perdido en un accidente laboral, mientras que tenía una prótesis en la rodilla izquierda que le imposibilitaba hacer algún tipo de actividades; ese era otro motivo por el que Marcos pensaba que nadie lo iba a querer. Marcos es bisexual, tenía atracciones para ambos géneros pero nunca había estado con nadie debido al miedo de perjudicar a alguien.

Por otra parte Marcela, una muy linda chica, bisexual, popular, estuvo con una infinidad de parejas, hombres y mujeres pero todas le duraban no más de un mes, en su mente solo pensaba que ya no se enamoraría de nadie, es de corazón difícil y no es fácil conquistarla, pero nunca se daría cuenta de que al final se enamoraría de Marcos.

Es obvio que están destinados a estar juntos, pero es difícil que lo sepan, ya que son amigos desde tanto tiempo, siempre estuvieron juntos, jugando de niños y ahora de grandes se la pasan todo el día juntos contándose sus problemas y logros.

La historia que quiero contar es cuando Marcos y Marcela se quedan atrapados en un bosque tenebroso, Marcela tenía veinticuatro años y Marcos tenía veintiséis. En dicho bosque a unos cinco quilómetros de su pequeño valle se había sometido una profunda oscuridad en la que tuvieron que darse la mano para asegurarse de tenerse cerca, se escuchaban ruidos de vidrios romperse, voces que sonaban en sus mentes, con sus peores miedos.

Continúan caminando buscando una salida pero el bosque tenía algo que no los dejaba salir, era como si siempre caminaran en círculos, por mas que caminaran siempre en una sola dirección, al cabo de un tiempo volvían a pasar por el mismo lugar, eso se dieron cuenta cuando Marcela empezó a marcar los árboles y luego volvían a aparecer dichos árboles con marcas.

Asustados se quedaron en el medio de un claro donde quedaba el espacio que dejaban unos hayas. Pensando que hacer, estaban muy cansados, así que optaron por buscar un lugar para intentar descansar. Encontraron un árbol con una forma muy especial, tenía forma de Corazón, pero que tenía un hueco en el medio, ideal para meterse y dormir, esa noche por el miedo ambos durmieron abrazados pero se despertaban a cada rato debido a sordo ruidos de búhos, y seres completamente extraños.

Cada vez que se despertaban se encontraban con algo terrorífico delante de ellos, primero fueron arañas, luego fueron algo así como muertos vivientes. Pero Marcos y Marcela sabían que si estaban juntos, estarían protegidos, de alguna forma lo sabían y también no querían perderse de vista.

Cuando amaneció en el profundo bosque solo entraban unas pocas luces que reflejaban en los árboles y arbustos mostrando los deliciosos frutos de cada uno, se atrevieron a probar pero lo terminaron escupiendo, eran como manzanas pero tenía un sabor a excremento de murciélago.

Aprovechando la poca luz que llegaba algo tenían que hacer para salir de aquel lugar, Marcela se subió a un árbol para ver si podía llegar hasta la cima y así ver cuanto les faltaba, pero cuando llegó a unos quince metros un murciélago la sorprendió con sus sucios colmillos y se cayó, lo mismo le sucedió a Marcos que intentaba subirse a otro árbol; caminando y caminando buscaron la salida, pero sin perder de vista el árbol con forma de corazón, ya que si les tocaba pasar otra noche en aquel bosque ese era el mejor lugar y mas seguro que cualquier territorio del tenebroso bosque.

Finalmente se agotaron y les tocó pasar otra noche mas, se metieron al árbol y se acostaron tratando de pensar en otra cosa, ésta vez pusieron unas hojas en la entrada para evitar que los bichos y cualquier clase de insectos entraran en el árbol.

Fue una larga noche llena de ruidos sordos y respiraciones nerviosas, pero finalmente despertaron, con la esperanza y la intensión de seguir buscando la salida, debían salir urgente. Ya que durante la noche escucharon una voz de algo que parecía un vampiro y tal vez algún hombre lobo. Cuando despertaron se sorprendieron, porque en lugar de ver el oscuro techo del árbol con forma de corazón vieron una lámpara, sin comprender, Marcos se intenta levantar pero se siente pesado; y Marcela apenas abre los ojos pega un grito que hace despertar a un médico porque en unos segundos llegó diciendo:

– Despertaron, llamaré a sus familias

El médico tenía una expresión de alegría en su rostro y les contó que habían estado en coma durante nueve meses, debido a un accidente en el valle, habían estado tomando mates sentado en una piedra y una rama de un árbol se les cae a los dos en la cabeza, ambos perdieron el conocimiento, y al parecer fue en ese momento cuando llegaron a aquel tenebroso bosque.

Photo by Erik Mclean on Pexels.com

Con el correr del tiempo Marcos y Marcela se volvieron mucho mas unidos que nunca, y la experiencia de aquel bosque se convirtió en divertidas anécdotas que les contaban a sus amigos. Pero para Marcos y para Marcela tenía otro significado: cuando ambos se sentían desprotegidos, un árbol con forma de corazón los había protegido y a pesar de haber sido un sueño ellos se sentían protegidos cuando estaban juntos en medio de ese amor que no sabían que sentían, ese amor que al principio fue amor de amigos y luego progresó, se sintieron atraídos por primera vez en la vida, se besaron, y entonces sintieron como un manantial de sentimientos se apoderaba de ellos, los absorbía y entonces fue cuando se dijeron mutuamente las dos palabras que tan importantes son en la vida de una pareja:

“TE AMO”

Alexis Deblasis

Publicado por Wulfric WeGood

Desde chico fuí muy tímido en la escuela he incapaz de entablar una converzación, siempre fuí solitario y pensativo, y antes odiaba esa parte de mi porque no me sentía normal o mas bien como los demás, pero a medida que fuí creciendo mis experiencias, buenas y malas me hicieron cambiar esa opinión y la verdad me siento mejor y tranquilo con la persona que antes fuí y la persona que soy ahora, yo creo que hay una conección, ya aue hoy en día disfruto la soledad y agradezco el haber sido solitario, hoy quizá no sea tan tímido como antes jaja pero si aprecio el estar solo debés en cuando relajarme estar con uno mismo y siempre voy a apreciar eso. Ojo esto no significa que no vaya a estar con nadie, también he estado enamorado y también me volveré a enamorar y olaneo casarme tener hijos etc ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: