La Niebla

Photo by Vincent Tan on Pexels.com

Habían pasado cinco largos años de climas oscuros, Martín estaba sentado pensando y llorando la muerte de su amada, recordaba esa última noche de pasión donde comieron e intimaron juntos y fue en ese momento cuando se acercó la niebla que cegó todo el ambiente y Martín no pudo ver nada solo que después de unos quince minutos de que se disipó la niebla estaba su amada ya muerta. Martín se encontraba triste desde ese momento y viviendo en el sótano de su casa durante esos días de oscuridad, no se animaba a salir aunque varias veces pensaba en salir para encontrarse con la muerte y reencontrarse con su amada a quien ama y extraña mucho.

Unos meses antes del fallecimiento de su amada, la niebla de había llevado a los padres de Martín; todos en la ciudad se encontraban encerrados en sus casas y sin comprender, solo se escuchaba ruidos en las afueras, ruido de viento y cada tanto algunos pedidos de ayuda pero nadie se atrevía a salir.

De tantos años de muerte y sufrimiento en la ciudad ya la economía y el amor habían desaparecido, Martín en su sótano ya no tenía que comer y sufría tanto por la falta de su amada y de sus padres que decidió salir y que pase lo que tenga que pasar.

En la calle se veía todo solitario pasó junto al bar en donde en su adolescencia se la pasaba tomando unos tragos y escuchando música; pero ahora solo se veía ruinas la puerta abierta y daba miedo entrar. Continuó caminando y llegó a una plaza donde recordó las tardes perdidas en ese lugar, cuando se encontraba con su amada a la salida de la universidad y de pronto una lágrima rodó en su mejilla.

A pesar de estar todo desolado Martín se sintió libre, sentir el aire en su cara, el cantar de los pájaros, la primavera estaba dando inicio, pensó que los días oscuros habían terminado:

Que equivocado estaba…

Así que se sentía tan alegre que pensó en avisar a todos para que salieran de sus casas y justo cuando iba a hacerlo escuchó una voz:

“Abre los ojos, llegó tu hora”

La voz parecía provenir desde un oscuro callejón, pero no alcanzó a ver que era porque se acercó la niebla arrancando todo sus sueños y su esperanza de vivir, Martín estaba ahora solo en medio de la niebla y en un momento le pareció ver a su amada perderse en la niebla, quiso ir a buscarla pero entonces todo comenzó a girar y de nuevo la voz sonó en su cabeza:

“Ahora si, que bien se siente, sentir que se acerca el fin”

Con eso último Martín abrió los ojos y luego lo cerró eternamente, mientras sentía que su alma se desprendía de su cuerpo dejando este mundo para siempre.

Photo by Pedro Figueras on Pexels.com

Alexis Deblasis

Publicado por Wulfric WeGood

Desde chico fuí muy tímido en la escuela he incapaz de entablar una converzación, siempre fuí solitario y pensativo, y antes odiaba esa parte de mi porque no me sentía normal o mas bien como los demás, pero a medida que fuí creciendo mis experiencias, buenas y malas me hicieron cambiar esa opinión y la verdad me siento mejor y tranquilo con la persona que antes fuí y la persona que soy ahora, yo creo que hay una conección, ya aue hoy en día disfruto la soledad y agradezco el haber sido solitario, hoy quizá no sea tan tímido como antes jaja pero si aprecio el estar solo debés en cuando relajarme estar con uno mismo y siempre voy a apreciar eso. Ojo esto no significa que no vaya a estar con nadie, también he estado enamorado y también me volveré a enamorar y olaneo casarme tener hijos etc ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: