Dos Amores

Ésta es la historia de Martín un chico de 21 años que tuvo muchos errores a lo largo de su vida, errores que prácticamente la mayoría puede tener, errores que si uno no los arregla no puede seguir adelante; Martín es un chico muy enamoradizo, tanto que su primer noviazgo lo tuvo ya mismo con una mujer que apenas conoció, con esta mujer Martín salía a todos lados y como todo caballero también se hacía cargo de cada gasto y mucho mas, a pesas de que esta mujer vivía lejos; él siempre se compraba los pasajes a cada rato para ir a verla, o a veces aprovechaba el tiempo cuando ella venía.

Ambos estuvieron juntos durante dos meses, y a pesar de la gran diferencia de edad, (ella es mayor que él) se entendían muy bien, o al menos eso es lo que Martín pensaba, en una de esas juntadas en casa de ella, habían llegado unos amigos que prácticamente vendían droga, Martín no hizo nada, siguió adelante así enamoradizo con ella a pesar de el ambiente donde se estaba metiendo, es de ese tipo de gente donde uno siempre prefiere alejarse, pero Martín suponía que estaba todo bien ya que ella fue su primer relación.

Todo concurría tan bien hasta que un día tuvieron su primer desencuentro y fue en ese momento donde Martín se dió cuenta de todo, del ambiente donde estaba metido, de la clase de personas que tenía a su lado, de la clase de buenas personas que él dejaba de lado cada vez que viajaba a ver a ella; se dió cuenta que ella no había venido como había acordado, cambió todo de un día para otro y fue ahí donde Martín supo que ella le era infiel, del dolor Martín se alejó lentamente, y tuvo la suerte de que sus amigos y familiares lo consolaron a pesar de todo.

Después de tantas idas y vueltas, tantos sufrimientos, a Martín se le presenta una nueva oportunidad, conoce a una mujer muy linda, que curiosamente pensaban igual, coincidían en todo, con ella ambos empezaron siendo amigos, saliendo a caminar juntos, divirtiéndose, pasándola genial hasta que un día la situación dió para mas y se pusieron de novios. Pero cuando todo parecía color de rosa la vida le golpeó tan fuerte que Martín no supo como reaccionar; le había llegado un mensaje de su ex novia diciendo que estaba embarazada, y para su sorpresa el mensaje lo leyó su actual novia, fue tanto el sufrimiento que llevó esta pareja; que él, aunque le doliera tuvo que pasar esos momentos hablando con su ex a causa del embarazo, las fechas coincidían completamente pero también estaba la duda así que le pidió un ADN; ya era de noche Martín de fue a dormir con una tristeza en su corazón pensando en su actual novia; al día siguiente se fue a trabajar y cuando salió se fue a hablar con su novia quien ésta vez le abrió la puerta con lágrimas en los ojos, pero si accedió a una charla, en la que se pusieron de acuerdo, ambos se amaban así que decidieron continuar juntos y mientras Martín se sacaba sangre para el ADN, ella lo acompañaba también; el ADN dio con un 0% confirmando que no era hijo de Martín, así que amablemente se fueron y continuaron su relación por un año y medio que fue cuando la pareja empezó a tener altos y bajos, ésta vez no era infidelidad ya que ambos se amaban mutuamente, sino que no estaban en sintonía, discusiones sin ningún motivo, así que decidieron terminar, mas bien por el bien de los dos y seguir cada uno por su lado aunque doliera, y es que ese dolor es inefable, ambos terminaron pero se quedaron con la alegría de haber compartidos tantos bellos momentos, tan bellos que eso fue lo único que guardaron para siempre en su corazón a pesar de que siguieran con su vida, porque comprendieron que aveces una relación no puede durar tanto, simplemente dura lo que tiene que durar y no está mal, así es la vida, una vez que aceptaron eso pudieron seguir cada uno por su lado y buscando la felicidad, que mas tarde la encontraron, se casaron, tuvieron hijos, y fueron felices aunque con otras verdaderas personas, era amor verdadero, esta vez.

Alexis Deblasis

En cada relación siempre hay que quedarse con los bellos momentos compartidos solamente, que es lo que nos da fuerza para poder seguir, a veces no es culpa de nadie que algo se termine, simplemente la vida y el destino no quisieron que sea así, todo dura lo que tiene que durar, solo tenemos que disfrutar cada bello momento de la vida.

Publicado por Wulfric WeGood

Desde chico fuí muy tímido en la escuela he incapaz de entablar una converzación, siempre fuí solitario y pensativo, y antes odiaba esa parte de mi porque no me sentía normal o mas bien como los demás, pero a medida que fuí creciendo mis experiencias, buenas y malas me hicieron cambiar esa opinión y la verdad me siento mejor y tranquilo con la persona que antes fuí y la persona que soy ahora, yo creo que hay una conección, ya aue hoy en día disfruto la soledad y agradezco el haber sido solitario, hoy quizá no sea tan tímido como antes jaja pero si aprecio el estar solo debés en cuando relajarme estar con uno mismo y siempre voy a apreciar eso. Ojo esto no significa que no vaya a estar con nadie, también he estado enamorado y también me volveré a enamorar y olaneo casarme tener hijos etc ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: